El astro de Bondy regresa a los entrenamientos con Luis Enrique y no se descarta que prolongue su contrato con una cláusula liberatoria de 200 millones el verano próximo para irse al Real Madrid