El testimonio de su socio Devon Archer revela que puso al teléfono al mandatario en unas 20 llamadas de negocios a lo largo de una década para crear la «ilusión» de tener acceso al poder