Los culés, que solo recibirán la mitad de un traspaso al PSG que puede cerrarse en 50 millones, buscan un delantero y sueñan con Bernardo Silva