El país nórdico se había resistido a entrar a la Alianza para evitar luchar fuera de sus fronteras hasta que se desató la guerra de Ucrania