Los británicos reinan en el Europeo sub-21 y dejan sin triple corona a la brillante generación del año 2000, que falló un penalti sobre la bocina