La actuación de las autoridades francesas se produjo mientras el mandatario presentaba al nuevo técnico, Luis Enrique Martínez