El caso del odio en Francia no es sencillo. La relación con países como Marruecos y especialmente Argelia nunca fue sana. El caos que está viviendo el país no tiene sentido objetivo