Nueve partidos impugnan el recuento de votos en la primera vuelta de los comicios presidenciales, donde una formación anticorrupción se ha colocado como segunda fuerza