El humo procedente del medio millar de incendios de Canadá sumado a las temperaturas récord hacen el aire irrespirable