El ex primer ministro griego deja la dirección del partido de izquierda tras cosechar el peor resultado en una década en las urnas, donde apenas logró un tercio de los escaños conseguidos por Nueva Democracia