La patronal permite de manera excepcional y transitoria que los clubes gasten un 50% como máximo del coste que reduzcan previamente