Las imágenes de Serguéi Shoigú apuntarían a que el Kremlin desoye las reivindicaciones del jefe del Grupo Wagner, quien además podría ser procesado, en contra del pacto acordado para que desactivase su rebelión