El grupo de mercenarios ha pasado de ser la élite rusa de combate a suponer un problema que solo se arregla con su desaparición