El oxígeno se agota dentro del transporte perdido en el océano Atlántico con cinco personas que iban a ver el Titanic