Los sonidos detectados en la zona de la desaparición dan «esperanza» a una búsqueda que encara horas críticas