El Gobierno fundamenta su decisión en que el grupo, que recurrirá la decisión, «incita a cometer sabotajes y degradaciones materiales»