Tras el descenso del Leeds, el madrileño vuelve como directivo deportivo al Sánchez-Pizjuán, donde ya trabajó entre 2007 y 2013 como adjunto al gaditano