El título de la Liga de Naciones apuntala al seleccionador español, que llegó a los Países Bajos amenazado por el ruido de sables