Varios casos de apuñalamientos sin razón aparente llaman la atención en China sobre el trastorno que provoca un súbito comportamiento asesino