Un gol de Rodri sirve al conjunto inglés para vencer la loable resistencia del Inter y alcanzar por primera vez el ansiado trono europeo