El ex primer ministro del Reino Unido añade nuevos miembros a una asamblea abarrotada como regalo final de su tiempo de Gobierno