La riada ha modificado la orografía del frente, lo que complica la ofensiva ucraniana y también la posibilidad de los invasores de mantener sus posiciones