El hombre, de 30 años y con antecedentes policiales, murió asfixiado al quedar inmovilizado mediante una llave durante diez minutos después de gritar a algunos pasajeros y arrojarles basura