Aconsejado por su familia, el astro rosarino se decanta por la MSL pese a la multimillonaria oferta de Arabia y la posibilidad, siempre remota, de volver al Barça