Los petrodólares de Arabia sacudieron este deporte el verano pasado, provocando la fuga de varios jugadores desde el bando americano