Tras ser condenada a cuatro años y medio de prisión y 13 de inhabilitación, Borràs perdió su condición de diputada autonómica y de presidenta de la Cámara catalana