El deportista, con un 81% de discapacidad, construyó su propia prótesis para disputar la Titan Desert, una de las pruebas de mountain bike más duras del planeta en las dunas del Sáhara