El africano más rico del mundo pondrá en marcha en Nigeria una refinería que tiene como objetivo transformar por completo la economía del país