Las autoridades de Rabat lo decían en una misiva enviada a la UE donde consideraban «hostiles» las declaraciones del vicepresidente de la Comisión afirmando que ambas ciudades son españolas