El Ejército ruso asume el control de la devastada ciudad ucraniana, escenario de los combates más prolongados y sangrientos de la guerra