Sus críticas a la política del presidente ruso, su oposición a la anexión de Crimea en 2014 y sus discursos sin concesiones le llevaron a ser expulsado de la Cámara y ahora vive en Ucrania