Kiev rechaza el anuncio del jefe mercenario ruso, aunque reconoce que los combates son muy «duros» y que controla una zona cada vez menor de la ciudad