El gigante caboverdiano resultó demoledor para un rival de nuevo muy frágil mentalmente, con una única canasta de Mirotic en 28 minutos