El Grupo de los Siete muestra una imagen de unidad y firmeza ante Rusia, a la que deciden aumentar las sanciones «para asfixiar su máquinaria de guerra» y conminan a pagar los daños de la invasión