Azulgranas y blancos reeditan la semifinal del pasado año en un clásico al que rey de Europa llega «ilusionado» pero mermado por las bajas