La corte de garantías recula y vuelve a su regla no escrita de no pronunciarse sobre asuntos políticos de calado en durante las campañas