El barón socialista defiende su «libertad de conciencia» para «alzar la voz» contra los independentistas y deja en un segundo plano el nuevo bono cultural anunciado por el presidente para los mayores de 65