El testimonio de los dos primeros exterroristas blindados como testigos protegidos rompe un tabú al señalar a los jefes que encarnan la historia etarra