India, Marruecos o Azerbaiyán se convierten en países que posibilitan el acceso de carburantes rusos a Europa: mezclados con los de otros orígenes, refinados o, simplemente, trasvasados en alta mar.