Leknessund conserva el liderato en el Gran Sasso, donde los favoritos se resguardan del viento y gana Bais al culminar una fuga de 200 kilómetros