La competición echó a andar con las mismas condiciones que el torneo masculino: salarios, terreno de juego, normas… y dando el salto a la televisión en abierto