Miles de personas esperan en la frontera a que el final de la orden de expulsión inmediata facilite su entrada en EE UU, pero se equivocan