La fuerza de Kast, que no quiere cambiar la Constitución vigente, escrita durante la dictadura, logra el 35,8% de los votos