Cientos de miles de británicos y turistas abarrotan Londres para contagiarse de entusiasmo y no perderse «un acontecimiento único en la vida»