Salvador de la entidad en sus peores momentos y creador de una historia irrepetible, los 116 años del club serían imposibles de entender sin la figura del zorro de Arteixo