El expresidente de EEUU viajó la semana pasada a Barcelona para asistir al concierto de Bruce Springsteen