El ariete del Girona, que entró en la historia del Real Madrid al marcarles cuatro goles, fue rechazado por River y usó la emergente liga de EE UU como trampolín hacia Europa