Las ausencias de Nadal y Djokovic allanan el camino del murciano para volver a ganar el Masters 1.000 de la capital y acercarse al número uno del mundo