Con la Liga en el bolsillo, los culés buscan el récord europeo de menos goles en contra