El presidente del Barça quiere evitar que el organismo europeo castigue al club azulgrana mientras no haya una resolución judicial sobre el ‘caso Negreira’